Casa Museo de la Sierva de Dios

Dirección: pasaje Sierva de Dios, s/n, 38360, El Sauzal.
Teléfono: 922 573 492.
E-mail: museosiervadedios@elsauzal.es.
Entrada gratuita.

Horarios:

Lunes y martes Cerrado.
Miércoles De 15.00 a 18.00 horas.
Jueves, viernes y sábado De 11.00 a 18.00 horas.
Domingo De 10.00 a 13.00 horas.

HISTORIA DE LA SIERVITA DE DIOS

El sorprendente caso de Sor María de Jesús. Este 15 de febrero se repetirá nuevamente el ritual. Miles de personas, en su inmensa mayoría fieles creyentes, desfilan a escasos metros de distancia del vistoso sarcófago en el que se conserva el cuerpo incorrupto de la monja Sor María de Jesús. Una cubierta de cristal permite contemplar el cuerpo de la religiosa revestida de sus hábitos, dejando al descubierto las manos y un rostro por el que no parece haber pasado el tiempo.

Aunque en Canarias su popularidad es indiscutible, lo cierto es que a nivel nacional son escasas las referencias a Sor María de Jesús en los tratados que explícitamente o aún de forma superficial abordan el abanico de anomalías y portentos que rodean a los santos y religiosos. La Siervita, como es llamada de forma cariñosa tanto por los creyentes en sus virtudes e intercesión que la contemplan como por los como centro de un fenómeno cuando menos curioso, nació en el municipio tinerfeño de El Sauzal el 23 de marzo de 1643, falleciendo un 15 de febrero de 1731, cuando contaba con 87 años de edad.

Desde entonces, su cuerpo permanece incorrupto y conservado de una forma que aparentemente raya lo prodigioso, por muy incrédulos que seamos, en especial si tenemos en cuenta las peculiares condiciones ambientales que rodearon al cuerpo durante los primeros años después de la defunción, en nada favorables a su preservación. Su espectacular estado, junto a otros fenómenos extraños igualmente interesantes ligados a ella, hace de esta monja tinerfeña un caso de indiscutible interés dentro del campo de la fenomenología mística y la religiosidad popular.

imagenes_museo_Sierva_Dios_2007_098_1728x1152_864x576_42777683   imagenes_Siertvita_2008_103_1152x1728_576x864_411be430 Detalles de la casa museo.

Misticismo y devoción

Al contrario que otros cuerpos incorruptos venerados en un con-texto religioso, el de María de León Bello y Delgado, nombre de nacimiento de nuestra protagonista, no puede ser visitado por los fieles y público en general en cualquier momento del año. Con ella ocurre todo lo contrario, de tal manera que si alguien desea ver de cerca este insólito fenómeno constituido por su incorruptibilidad debe madrugar y hacer cola un 15 de febrero, fecha en la que se conmemora su muerte, y las monjas de clausura del convento de Santa Catalina de La Laguna, enclave en el que se conserva desde hace siglos, exponen su cuerpo.

Miles de personas pasan durante toda esa jornada ante el lujoso sarcófago con cubierta de cristal regalado por Amaro Pargo, amigo de la monja y benefactor del convento que se sintió bajo la protección de la religiosa, guardando escrupulosamente su turno en las largas colas que circundan el edificio. Esta peregrinación permite que cada año se sumen a la causa de su beatificación centenares de nuevas gracias concedidas aparentemente por mediación de la religiosa, incrementando así la fama milagrera que se inició cuando aún vivía y que ha llevado a situar su devoción entre las tres primeras de la isla, tras la que recibe la Virgen de Candelaria y el Hermano Pedro de Betancourt.

Aunque el cuerpo se encuentra situado a una decena de metros del lugar por el que discurren los peregrinos y la iluminación no es demasiado buena, es posible contemplar con cierto detalle el aparente buen estado de conservación de la religiosa a través de las facciones de la monja, que vestida con los hábitos dominicos parece tan sólo dormir.

La vida de Sor María de Jesús está llena, como es de esperar, de todo tipo de relatos que ponen de relieve las gracias celestiales con las que al parecer fue bendecida, relatos tradicionales que lógica-mente resultan muy difíciles de verificar y que estimulan la devoción popular. Se cuenta por ejemplo que de pequeña sentía una gran devoción por una imagen de un Niño Jesús que se encontraba en la Iglesia de San Pedro, en El Sauzal, imagen que supuestamente le habría las puertas del templo para recibir su visita, o cómo un laurel detuvo su crecimiento para poder seguir recibiendo directamente los cuidados de nuestra protagonista. Portentos que más bien parecen pertenecer al terreno de las habituales historias piadosas que surgen con el fin de tejer una biografía que ponga de manifiesto la presencia de la divinidad desde su infancia.

Fue en febrero de 1668 cuando entró en el convento, para un año después tomar el hábito y vivir desde entonces fiel a sus votos y en una constante penitencia, en la que no faltaron las flagelaciones, el ayuno o el cargar con una pesada cruz de madera por los jardines. Actitudes de dolorosa entrega difícilmente comprensibles hoy en día, pero moneda común en otros tiempos en los que la religiosidad se vivía de formas muy diferentes. El periodista de EL DÍA, Domingo García Barbuzano, escribió hace varios años una completa y devota biografía de la monja, en la que da cuenta de singulares fenómenos y acontecimientos de naturaleza “extraña”.

Destaca por ejemplo un episodio de lo que en parapsicología se conoce como telequinesis, en el que una medalla de acero con la imagen de la Soledad, propiedad de la monja, se recompuso espontáneamente tras haberse roto en varias piezas días antes, o incluso un episodio de posible levitación descrito por otras monjas. Al igual que ocurre con otros místicos, Sor María de Jesús entraba en ocasiones en éxtasis, describiéndose la emanación de cierta luminosidad de su rostro, así como una elevación destacable de la temperatura corporal “Cuando comulgaba, describe Barbuzano, su cuerpo era abrazado por un calor divino que le afloraba en el rostro. Era tan grande que, en una ocasión, manifestó: aparta de mi Señor que no puedo sufrir tanta llama. Disimulaba dicho calor diciendo que era por la capa y el velo del hábito”. Hablaríamos en ambos casos de fenómenos parabiológicos de singular interés.

imagenes_Entrevista_Mariano_Sierva_2010_041_1424x2144_712x1072_b8e1af1c   imagenes_Entrevista_Mariano_Sierva_2010_029_1424x2144_712x1072_60cbea70 Detalles de la cocina de la casa museo.
imagenes_Sierva_2009_178_2144x1424_1072x712_1d279bb7 imagenes_SIERVA_2008_(21)_1728x1152_864x576_c8d5e25fPeregrinación y cuerpo incorrupto de Sor Mª de Jesús a La Laguna.

Incorruptibilidad

La vida de la religiosa cuenta también con diversos episodios premonitorios, junto a un curioso sueño tras el cual desarrolló un estigma en el costado y una más que posible bilocación atestiguada por el famoso corsario Amaro Pargo, además de algunos escritos místicos estudiados por sus biógrafos y custodiados por las monjas. A pesar de haberse dado episodios de apariencia sobrenatural por sí solos significativos, estos posiblemente no habrían trascendido de no ser por confluir con el de la incorruptibilidad de su cuerpo, descubierto a los tres años de haber sido sepultada. Cuentan los textos que poco antes de morir cayó en éxtasis, conservando el pulso y las pupilas claras más de 24 horas, manando sangre fluida al hacer algún corte, y un líquido transparente que mantuvo su fragancia a jazmín hasta varios años después.

En enero del año 1734, cuando se procedía al traslado de los restos, se descubrió que permanecía intacto, con las ropas empapadas, flexible, con su color natural, dándose la circunstancia incluso de que un trozo de carne que le quitó una religiosa conservado en un relicario parecía haber crecido de forma inexplicable. Y así desde entonces, a pesar de haber transcurrido la friolera de más 273 años.

La nueva construcción que forma parte del recinto se basa en una rejilla de pilares y vigas que soportan un forjado convencional de viguetas y bovedillas en la primera planta. La estructura de la cubierta es de piezas rectangulares y tubulares de acero, y chapas de madera. Los cerramientos forman dos muros de mampostería que se apoyan en una estructura de hormigón.

Aunque existe una larga tradición milagrera, la Iglesia se muestra tan exigente que al menos en estos casos llega a hacer de “abogado del diablo”, con tal de certificar fuera de toda duda la naturaleza sobrenatural de los hechos presentados como milagrosos. Y aunque la incorruptibilidad no es un signo de santidad, es evidente que también en este caso genera una importante devoción popular. No obstante, en el expediente de la causa de beatificación de La Siervita existen varios episodios de curaciones que se barajan como candidatos a prodigios, aunque, a fecha de hoy y en un mundo tan expuesto a lo impensable, ninguno de ellos resulta concluyente. Tal vez este año nos den a los curiosos y a los que se declaran devotos el milagro esperado.

imagenes_MuseoSiervadeDios180211a_1424x2144_712x1072_ecd18473    imagenes_Siertvita_2008_097_1152x1728_576x864_998a89c8 Detalles de la casa museo.

Inauguración de la Casa Museo Sierva de Dios

La Casa Museo Sierva de Dios, ubicada en el municipio de El Sauzal, se inauguró el miércoles, día 19 de diciembre de 2007, tras haber sido objeto de diferentes trabajos de rehabilitación por parte del Cabildo de Tenerife. El presupuesto de los mismos ascendió a 580.000,00 euros. De igual modo, el Ayuntamiento de la localidad instauró en el recinto un proyecto museístico que homenajea la memoria de Sor María de Jesús (conocida como la Sierva de Dios).

El acto tuvo lugar en el patio central del propio Museo en el que se dieron cita varios centenares de vecinos ante la presencia de numerosas autoridades civiles y eclesiásticas. El Obispo de la Diócesis de Tenerife, Bernardo Álvarez, aseveró, antes de bendecir las instalaciones, que la Casa Museo reconoce “la vida ejemplar de una mujer entregada a Dios y al servicios de las demás”. En segundo lugar intervino el alcalde de El Sauzal, Mariano Pérez, quién manifestó que a la Siervita se le atribuyen 1.251 milagros y que además, ha sido profeta en su tierra.

El acto fue cerrado con las palabras del vicepresidente del Cabildo de Tenerife, José Manuel Bermúdez y el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, quienes reconocieron la figura de La Siervita y destacaron la importancia de la apertura del museo en su honor y desde una perspectiva insular, religiosa, turística, histórica, cultural, social y económica.

Las actuaciones llevadas a cabo se centraron en una construcción existente, procediendo a la restauración integral de los espacios, con el objetivo de devolverle sus características originales. Se trata de una pequeña casa tradicional con un huerto, donde se estimaba que podía haber nacido Sor María de Jesús León Bello, conocida como la Sierva de Dios.

El proyecto de rehabilitación también incluyó la construcción de un pequeño pabellón auxiliar que actúa como espacio de recepción previo a la visita, y de servicios complementarios del recinto. De igual modo, se actuó en los espacios libres, organizando un circuito perimetral que deja el resto de la parcela tratada como huerta con jardín, en donde se conservan las palmeras canarias que allí existían.

La parte restaurada se limitó a la restitución de los elementos dañados en sus estructuras y a la reparación de las fábricas de mampostería concertada, manteniendo las formas y volúmenes preexistentes. Así mismo, se reforman los huecos de fachada para cerrar el recinto hacia la calle Sierva de Dios, sustituyendo sus puertas por dos ventanas nuevas. Hacia el interior se mantienen los huecos.

La propuesta de los arquitectos para el nuevo pabellón se concretaba en un volumen rectangular a doble altura, que se remata con una cubierta singular a un agua. La geometría de esta cubierta responde a la forma de un conoide, con una directriz recta en la fachada hacia los jardines y un arco de circunferencia que se apoya en un muro de mampostería.

La nueva construcción que forma parte del recinto se basa en una rejilla de pilares y vigas que soportan un forjado convencional de viguetas y bovedillas en la primera planta. La estructura de la cubierta es de piezas rectangulares y tubulares de acero, y chapas de madera. Los cerramientos forman dos muros de mampostería que se apoyan en una estructura de hormigón.

La Casa Museo de la Sierva de Dios, en El Sauzal, es un homenaje a la memoria de sor María de Jesús, que nació en este municipio en el año 1643. Se trata de un espacio de ambientación histórica, ya que se estima que fue en por esta zona donde nació “La Siervita”.

Sor María de Jesús nació en el pueblo del Sauzal el 23 de marzo de 1643, murió en loor de santidad el día 15 de febrero 1731. Actualmente se instruyen diligencias en Roma para su beatificación y justa canonización que con verdadera fe es esperada por toda la sociedad canaria.

El recinto contiene enseres que, aunque no pertenecieron a ella ni a su familia, recrean la época en la que vivió y sirven como referencia al visitante. La instalación cuenta con bodegas, un cuarto de aperos, patio, huertas, cocina, sala o estrado (antes se llamaba así a la estancia de la casa en donde se reunían las mujeres para coser).

imagenes_museo_Sierva_Dios_2007_067_copia_1701x1098_3c62506f  imagenes_Museo_Sierva_2009_009_2144x1424_1072x712_c2f769dc
imagenes_Museo_Sierva_2009_037_2144x1424_1072x712_cefdc18a imagenes_museo_Sierva_Dios_2007_084_1728x1152_864x576_fe49085f

Procesos de beatificación

Unos doscientos artículos se revisarán por un grupo multidisciplinar de especialistas en la investigación de textos históricos

El padre José Mateos y García de Paredes, OP, licenciado en Teología, Filosofía, Derecho y Derecho Canónico, visitó el Ayuntamiento de El Sauzal, para informar al alcalde, Mariano Pérez, sobre la marcha del proceso de beatificación y futura canonización de Sor María de Jesús de León y Delgado “La Siervita”.

Mariano Pérez y la edil, Luisa Díaz, mostraron al padre José Mateos, las instalaciones de la Casa Museo dedicada a “La Siervita”. A su vez, pasearon por el entorno de la plaza de La Sierva, donde permanece su figura acabada con una técnica renacentista, en bronce a la cera perdida.

La altura de esta obra es de dos metros y quince centímetros, que le da gran visibilidad y elegancia. Está ubicada sobre plintos de piedra chasnera en posición de pirámide escalonada. Tiene tres bases supletorias. La última lleva una placa donde se plasma el texto con la leyenda de “La Siervita”.

En este orden, también visitó el Convento de Santa Catalina de Siena en La Laguna, donde ha permanecido durante más de veinte días revisando e investigando algunos documentos del propio Convento, bajo la tutela de la madre priora sor María Cleofé.

Además, el padre José Mateos y García es el vise postulador para la causa del proceso de beatificación de “La Siervita” en Madrid. El postulador general de la orden es Vito Gómez.

Tanto la alcaldesa de San Cristóbal de La Laguna, Ana Oramas, como Mariano Pérez, han puesto a disposición sus servicios municipales para apoyar las futuras publicación de los trabajos que realiza el padre José Mateos y García.

Actualmente este proceso de beatificación se realiza en Roma, pendiente a la lectura de aproximadamente, 200 artículos por un equipo multidisciplinar de especialistas en cada una de las épocas históricas de los documentos a revisar. Este puede suponer uno de los últimos pasos para designar a esta sauzalera de nacimiento “La Siervita”, como Santa, desde el propio Vaticano en Roma.

Mariano Pérez ha mostrado gran interés en los estudios históricos y sociológicos realizados por el padre José Mateos y García, ya que las versiones manifestadas por el clérigo presentan detalles muy precisos, objetivos y de enorme valor sobre la vida de Sor María de Jesús de León y Delgado.

imagenes_Entrevista_Mariano_Sierva_2010_059_1424x2144_712x1072_5fa25211 imagenes_San_Valentin_2011_114_1424x2144_712x1072_532d0808
imagenes_beatificacion_Siervita_20_copia_500x364_a3a02625 imagenes_Entrevista_Mariano_Sierva_2010_057_2144x1424_1072x712_6f421240